Translate to...

Ana Doreste Suárez, una flor

Hoy estoy de  corazón en Gran Canaria, celebrando el día de Ana Doreste Suárez. La nombran Hija Predilecta de la Ciudad. Su historia está ligada de raíz a los derechos que como mujeres tenemos ahora. Decidió no callar y transgredir en una época, en un entorno donde lo fácil era no hacerlo, donde lo sencillo era ser cordero en un mundo de lobos; pero no, luchó, gritó, reivindicó, bailó, tramó, enredó, aprendió, habló y supo. Su vida está profundamente unida a la enseñanza, impartió Derecho Constitucional en la Universidad de Las Palmas de G. C., era una enciclopedia andante. Entre artículo y artículo un paréntesis para contarnos la vida, los protagonistas, los orígenes e impedimentos de cada uno de esos derechos, tal cuales son, sin edulcorantes ni colorantes y alejado de todo lo que resuene a políticamente correcto, con nombres, datos, pelos y señales. 
Para mi es, sobre todo, una sensación de paz, de remanso, de verdad y sentido común. La narración de un cuento sabio una tarde de verano, como hoy, en un patio de flores. Un lugar onírico, recóndito, reflexivo en el que  encontrarse y charlar de lo humano y lo divino, con chistes, sonrisas y, cuando toca, fruncir el entrecejo. Es saber que se puede andar por el mundo con el corazón limpio, a pesar del dolor que se acumula en las espaldas de no arrodillarse.

Es una suerte, es una fortuna, es un  juego mágico de la vida que nos hayamos cruzado en un momento de la vida y no sólo leído en un libro. Son esas cositas que se te quedan en la piel sin saberlo, y que con el tiempo aprendes a ver, identificar y darle significado, sentido.

Hoy estoy de fiesta, hoy autofestejo un trocito de lo que soy, y para celebrarlo me cuelgo una flor roja cerquita del corazón.

Muchas felicidades Ana y siempre arriba d´llos!!!!!.



Ana Doreste Suárez a la izquierda


Ana, hablando

La cuarta por la izquierda palmeando, ¡Aquí estamos!



1 comentario:

  1. ¡Que bello comentario de alguien -una joven- que me acompañó durante la compleja época de docencia en la Facultad de Ciencias Juridicas . Tiempo dorado ...y sufriente . como la vida misma ...y la que esta joven estudiante evoca y reconoce. Cositas como este comentario me producen dulces sentimientos de agradecimiento ¡ Valió la pena , valió la pena tanto esfuerzo, gozosamente vivido .... Vale la pena, siempre vale la pena luchar y compartir lo vivido ...cuando la escucha joven es tan receptiva como la este chica ....¡ Y que mejor que evocar, por mi parte , que en el principio de mi vida -un 25 de julio de 1933- fueron flores las que acompañaron en aquel instante a mi madre .¡ Los claveles de la casa chica donde vine a este mundo, encarnados y blancos ...como un presagió . Gracias , seas quien seas.Un besito

    ResponderEliminar