Translate to...

Cuello cálido, colorido y como ser mujer objeto

Floreado: Bufanda/Collar hecha con camisetas que han dejado de serlo, es decir, recicladas. No todas sirven, luego explicaré por qué y cómo saber cuáles sí (*). Entre lo aprendido está el nudo de macramé, ¡olé! una de esas cosas que se aprenden y no se olvidan (que cada uno recuerde la suya)

Dónde: Taller de cuello en el Ariel Ropantic Show (sí, organizado por la marca de detergentes) las profes (Susana y compañía, sorry, pero no recuerdo su nombre) estupendas, muy creativas y dispuestas; pero la organización,.... Esto de talleres organizados por grandes marcas,... bueno, luego lo cuento. Ahora, al lío, esto... ¡¡al cuello!!

Resultado: Tras un ratito de trabajo fue este...



Cuello con nudo de macramé tonos cálidos




Y este en tonos fríos, sin adornos

¿Cómo está hecho? Pues partiendo de esto:

Materia prima, la camiseta, al inicio del proceso, y los círculos obtenidos

Camisetas de colores varios, eso es lo que se necesita. Da igual el color, los dibujos que tengan, si son a rayas, lisas, lunares,... no importa, todas valen, el resultado sorprende.Hay que irlas cortando en tiras de dos dedos (aconsejable), se desecha la primera por tener la costura y la última puede llegar hasta la costura de las mangas, obvio.

(*) Es aconsejable hacer una prueba con la primera circunferencia obtenida tras el primer corte: estirarla considerablemente hasta comprobar que los lados se repliengan sobre sí formado dos "canutillos" que se encuentran. Si esto sucede, la camiseta es perfecta para este propósito.

Una vez tenemos tantas circunferencias como deseamos (si es para abrigar el cuellos que sean bastantes, quizá dos camisetas enteras), comienza la parte más creativa, donde puedes darle mil  y una vueltas al diseño hasta encontrar los límites de tu ingenio.

Algunos ejemplos de diseño:



Con nudo de macramé y detalles de madera




Cortada y anudada, idea de aquí
Camiseta estampada con doble vuelta en el cuello






Idea con dibujos del proceso aquí



Lo que no te cuentan cuando te inscribes en un taller patrocinado por una gran marca:

Bueno, este taller me dejó contenta y no. Contenta por todo lo dicho hasta ahora, por lo aprendido, y no por lo siguiente:


Mientras tú estás allí tan tranquila aparecen de repente y en tropel un fotógrafo, un cámara y un auxiliar de cámara con todos sus artilugios y set de fotografía ambulante, una modelo-anunciante del producto y sus dos o tres auxiliares, maquillaje y demás gestionadores del tinglado.

Que mientras tu estás allí tan contenta en tu nube creativa, empiezas a escuchar órdenes de "esto fuera, aquello también, quiero esto aquí, la otro allá..."  (si órdenes, ni un por favor) te quitan la mesa de delante, te quedas sentada en el aire sin las herramientas y el trabajo. Nadie te avisa, nadie te pregunta y nadie te pide excusas por el imprevisto terremoto.

Que de repente te hacen decenas de fotos, click, click, click, click, click, click, click, click,... y nuevamente sin nadie pedirte permiso ni preguntarte.

Que llevan preparado un documento para que cedas tus derechos de imagen por estas fotos.

Que nadie te avisa de esto cuando te inscribes, nadie te dice que vas a participar en un spot y vídeos tutoriales publicitarios que colgarán en algún sitio.

No voy a extenderme más, que cada uno saque sus conclusiones, sólo decir que una experiencia así debe ser la que viven los objetos que manejamos cada día, es lo más cercano que existe de sentirse parte de un decorado inerte.

Sobre lo visto y oído, lo que llaman el background, me callo.

No lo recomiendo. ES UN SUCEDÁNEO DE TALLER HECHO POR Y PARA GENTE CON INQUIETUDES Y CREATIVA, EXCESIVAMENTE PROMOCIONADO SIN HACER LA MARCA OSTENSIBLE, VENDIENDO LA IDEA DEL RECICLAJE Y DEL OTRO MUNDO POSIBLE QUE OTROS TRATAN DE HACER POSIBLE, NADA QUE VER CON ESO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario